El triángulo de trabajo es una teoría que se desarrolló en los años 40 en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Illinois en Estados Unidos, y que consiste en conectar las principales zonas o puntos de trabajo de la cocina y los recorridos a realizar entre ellos. Estas zonas son tres, de ahí que se denomine a la teoría el triángulo de trabajo. Las zonas son:
* Zona de almacenamiento. Heladera
* Zona de preparación y limpieza. Pileta de cocina
* Zona de cocción. Cocina

Si trazamos tres lineas rectas entre las diferentes zonas obtendremos un triángulo cuyos vértices serán las zonas anteriormente delimitadas, situándonos nosotros dentro de ese triángulo para cocinar.

PARA QUE UNA COCINA SEA FUNCIONAL LA UNIÓN DE LA HELADERA, LA COCINA Y LA PILETA DE COCINA DEBEN FORMAR LO QUE SE CONOCE COMO “TRIANGULO DE TRABAJO”

A la hora de planificar una cocina, uno de los aspectos más importantes que debemos estudiar es la ergonomía para así decidir su distribución. Hay que pensar la cocina como un lugar de trabajo, donde cada labor debe ser desempeñada en una zona específica y la configuración debe estar pensada para optimizar los tiempos de trabajo.
Esta área es de vital relevancia ya que en cada vértice o entorno a ellos se desarrollan las actividades más importantes y propias de la cocina (preparación, cocción y limpieza de los alimentos). Este triangulo se define como la distancia más corta entre la heladera, la superficie principal de cocción y la pileta de cocina.

Sitio de referencia http://placeralplato.com/diseno/triangulo-trabajo-cocina