Aunque parezca una descripción un poco contradictoria, lo cierto es que existen modernas cocinas retro que centran su atractivo en la integración de accesorios y elementos propios de décadas pasadas con la estructura y concepción general de una habitación contemporánea o moderna. Es en esa combinación donde se adquiere el verdadero encanto.
Muebles especiales, detalles característicos de viejas épocas y adornos tendientes a rememorar décadas pasadas forman parte, entre otras cosas, de los ideales agregados para consumar un perfecto equilibrio entre el modernismo y el latente recuerdo de como eran las cosas hace un tiempo atrás en el ámbito de la cocina.